Visitando Teno Alto

Una mañana de las que en el norte amanecía nublado, decidimos recorrer la isla baja y aventurarnos a subir hasta Teno Alto. Siiiiii, nada menos que Teno Alto.

Para que se hagan una idea Wikipedia lo define así: 

“Teno Alto es un caserío perteneciente al municipio de Buenavista del Norte, al norte de la isla de Tenerife (Canarias, España). Se encuentra situado en un altiplano en el Macizo de Teno, dentro del parque rural del mismo nombre, a doce kilómetros del casco urbano de Buenavista del Norte y a una altitud de 750 msnm.”

En otras palabras:

Es un caserío  en lo alto de los acantilados de los Gigantes al que se accede por una sinuosa carretera que bordea la montaña y que esconde un paisaje sobrecogedor.Nos dispusimos a subir.

Desde la carretera del norte de la isla nos dirigimos hacia la Isla baja. Hicimos una pequeña parada en Garachico pues la peque recordaba el parque de Pocoyó y aprovechamos para volver a visitarlo. Puedes leer la visita aquí.

Tras jugar un rato seguimos de camino hacia el siguiente pueblo, Los Silos. Nos desviamos de la carretera para ir a visitar la costa.

La zona está salpicada de charcos . No nos bañamos porque hacía frío pero prometimos volver con calorcito para estrenarlos.

20150404_111112

 

La peque alucinó un rato con el esqueleto de ballena que decora la costa de los Silos  jugamos a contar huesos, a imitar sonidos y imaginarnos un planeta lleno de seres fantásticos como aquel.

20150404_110431

 

Continuamos nuestra ruta hasta Buenavista. De nuevo hicimos una parada y tras un chocolate caliente jugamos en el parque que está junto a la Iglesia de Buenavista.

Con la fuerzas repuestas subimos hacia el Palmar. Las vistas se van haciendo cada vez más bonitas, verdes, salpicadas de flores de todos los colores.

Desde el Palmar comenzamos la subida, repito por una carretera estrecha y que bordea el acantilado. hay que conducir con cuidado y si los nenes marean mucho recomiendo ir despacio…bueno, ir despacio siempre.

Como el camino es largo fuimos jugando a adivinar tipos de flores y arbustos que se ven en el camino.

La llegada al caserío ofrece unas vistas muy bonitas y un sorprendente lugar con una pequeña capilla, un cole y un restaurante cuyo menú principal es la carne de cabra. Nos dedicamos a corretear, subir montañas, perseguir cabras, pasar frío, pasear por zonas verdes y reírnos mucho.

La verdad es que el sitio está lejos y es un tramo largo de carretera, pero pareciera que nos trasladamos en el tiempo a una época en la que se vive del campo, sin pantallas, sin prisas, sin estrés…así que merece la pena!

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s